Quema tu Currículo!!!ya no te sirve…

La única manera de probar (en vez de afirmar) que eres imprescindible —alguien que merece la pena contratar— es mostrar, no decir. Los proyectos son los nuevos currículums.
— Seth Godin, Linchpin

Si Larry Page tuviese currículum, sería una hoja en blanco con su nombre y e-mail en una esquina, y una sola frase en el centro: FUNDADOR DE GOOGLE. No necesitaría mencionar su educación, ni su expediente, ni su experiencia laboral previa. Es más, me atrevería a decir que si Larry Page dejase Google no necesitaría un currículum.

Tu trabajo dice mucho más de ti que cualquier título universitario. De hecho, lo único que demuestra un título universitario es que has ido a clase durante varios años y has sido capaz de aprobar una serie de exámenes. Nada más.

linkedin 10 herramientas online para hacer tu Curriculum gratis

Imagínate que tuvieses que convencer por e-mail al dueño de una empresa de que eres el candidato perfecto para un cierto puesto de trabajo, pero no pudieses mandarle tu currículum. ¿Qué tendrías para enseñarle?

¿Algún proyecto que pueda ver, usar o tocar?

¿Cartas de recomendación de gente que conozca o respete?

¿Un blog tan interesante que no le quede más remedio que responder?

Si no tienes nada de esto, ¿por qué debería contratarte? ¿Porque tienes un papel firmado por el rey que dice que eres licenciado?

En el mundo moderno, la realidad es esta: eres tu trabajo, no tu currículum.

Quiero proponerte una alternativa para encontrar empleo muy distinta al método tradicional: que quemes tu currículum y te centres en crear y en interaccionar con el mundo.

Competir con las otras miles de personas que mandan currículums cada día es participar en un juego diseñado para que pierdas. Posiblemente no encuentres nada o, si lo encuentras, sea un empleo de autómata mal pagado que te haga infeliz. Los buenos puestos de trabajo no se consiguen enviando currículums, sino que llegan solos cuando estás haciendo algo valioso para los demás.

Mi amigo Ruben de 47 años y está a punto de terminar el grado de empresariales. Sacarse una carrera después de 10 años no es algo muy brillante, pero eso da igual, porque Ruben por fin “lo ha pillado.” Hace unos meses, empezó a hacer cosas que le apasionaban y a compartirlas con los demás en su web. Entre ellas, organizó dos días de charlas formativas para jóvenes a punto de terminar los estudios universitarios. Se encargó de todo –buscar los ponentes, reservar la sala, conseguir que le hiciesen los carteles y promocionar el evento– sin cobrar un duro, sólo porque quería hacerlo. Y fue todo un éxito. En las semanas sucesivas, a raíz de eso y de su colaboración en otros proyectos, varias personas le ofrecieron trabajos.

David Bonilla trabaja como embajador de Atlassian, vende empanadas gallegas y ha creado un buscador de video juegos. También escribe sobre informática, marketing y emprendimiento, participa en charlas y conferencias por toda España, y todos los domingos envía una newsletter a los subscriptores de su blog en la que se moja sobre algún tema de actualidad. En la última, cuenta que en los últimos meses ha recibido “invitaciones para participar/organizar/hablar en varios eventos, dar clases en al menos un par de masters, colaborar con startups de varios amigos y hasta una propuesta para escribir un libro”, y la verdad es que no me extraña lo más mínimo. Porque David no deja de crear e interactuar en ningún momento, y eso llama la atención.

Por eso…

… si eres informático, programa. Crea aplicaciones útiles y súbelas a la tienda correspondiente. Ofrécete para hacerle la página web a tu tío el dentista. Asegúrate que tu cuenta de GitHub refleja lo que sabes hacer.

… si eres escritor, escribe. Plasma en papel (en la pantalla) todas esas historias que tienes en tu cabeza. Colabora en revistas y periódicos. Enseña a lo demás todo lo que sabes sobre escribir bien.

… si eres psicóloga, ayuda a la gente más allá de tu trabajo como hace mi amiga Mercedes. Hay mucha gente que sufre y te estarán agradecidos toda su vida.

¿ qué esperas? Salí ahí fuera y da lo mejor que tengas.

Acciones

  • Deja de perder el tiempo enviando tu currículum y céntrate en crear algo tan bueno que hable por sí solo. Algo tan bueno que, cuando lo vea la gente, no tenga más remedio que pedirte que trabajes con ellos.
  • Da la cara e interactúa con el mundo real. Comparte lo que hagas, colabora con proyectos en los que creas y ayuda de manera gratuita y desinteresada a los demás.

Una oportunidad para tus piernas: las medias o panties como suelen llamarse…

A cuántas de nosotras se nos ha antojado usar un vestido o falda más arriba de la rodilla y finalmente nos rehusamos a usarlas debido a que nos aterra o desagrada la apariencia de nuestras piernas?

Las medias son uno de los accesorios más importantes en la imagen profesional y además son súper femeninas, pensamos que sólo es cuestión de elegir el tono correcto, textura, calidad y por supuesto un estilo que vaya justo con nuestro look personal.

Por eso, te doy la guía del uso de las medias…

“Entre más lycra tengan, más bonitas y duraderas serán y más caras también”

Pero es un hecho que el uso de las medias es necesario, pero no indispensable; ya que éstas nunca se usan en un look  informal o muy casual.

Las reglas de  uso de las medias y contraste de colores, han cambiado mucho conforme el paso de los años y la moda; ahora vemos tonos neutros y oscuros con zapatos de colores, cuando las medias siempre deben de ser más claras que el tono de los zapatos.

Sin embargo, es importante que sepas algunas recomendaciones para sacar el máximo partido a tu figura con el uso de las medias adecuadas:

  • Elige medias claras y naturales, si los colores de tu outfit son neutros u oscuros
  • Para alargar la figura, se recomienda el uso de medias del mismo tono o color de los zapatos, vestido o falda
  • Las medias no son aptas en verano, sobre todo en climas extremosos; pero, si necesitas usarlas, elige tonos naturales y evita las sandalias
  • La textura es importante según la temporada del año, por lo que en invierno las medias deben ser gruesas para equilibrar el uso de telas gruesas en nuestras prendas de vestir
  • Elige medias negras para tu look de noche, ya que además de restar volumen y definir nuestras piernas, alargan tu figura
  • Evita las medias blancas y zapatos blancos o tenis

Finalmente, dale una oportunidad a tus piernas y atrévete a verte femenina y bella usando vestidos y faldas.

 


Cómo debes enseñar de pequeño/a a tus hijos a vestirse adecuadamente

Los niños muestran siempre sus gustos por los colores, las formas e incluso, los estilos según van haciéndose mayores, por lo general, desean imitar a la persona que ellos admiran. A los bebés los vestimos como queremos, y a partir de los 3 o 4 años, sobre todo las niñas, muestran sus preferencias por colores y texturas. No es como en el tiempo de antes que tu madre te vestía de determinada manera y vos aceptabas todo sin decir palabras, recién a los 20 empezabas a poder elegir tu ropa.

En las edades más tempranas hay enseñarles lo que es apropiado o no, cómo tapar el cuerpo en función del clima, y poco a poco, introducirles el concepto de pudor, sin exagerar obviamente. Una manera es relacionar lo oportuno de ocultar su intimidad cuando comienza el proceso del control de esfínteres.

Al inicio de la pubertad han asimilado lo que es el pudor y lo suelen llevar al extremo. Es el momento de dar importancia a su intimidad e inculcarles el concepto de decoro ante la sociedad. Ya deben asumir cómo se debe vestir para ir al colegio, a la iglesia, de visita, o a jugar, y cómo pueden estar en su casa más relajados, aunque manteniendo unas formas por una cuestión de higiene.

En la pubertad y la adolescencia se recogen los frutos sembrados y se producen los momentos críticos y las desavenencias. El decoro se puede explicar ya desde el enfoque de la educación sexual, para que entiendan que su dignidad también depende de lo que oculten o muestren de su cuerpo a los demás.

También debes tener en cuenta el clima para vestirse en función del tiempo que hace es lo primero que les vamos a enseñar casi de una manera inconsciente. Hay que quitarse ropa cuando hace calor, y ponérsela cuando hace frío. Es un aprendizaje primario que, como cubre necesidades básicas que sienten en su propia piel, van a aprender por defecto.

Sin embargo, suelen olvidar esas normas básicas si tienen otros intereses. Mostrar una camiseta que les gusta provoca un catarro porque no se ponen la chaqueta, aunque estén temblando de frío. Ahí es dónde los padres debemos incluir las enseñanzas sobre estilo y moda. Encontrándoles cómo se combina la ropa, expondrán su estilo a los demás incorporando la chaqueta en su look otoño-invierno

El lavado  de la ropa

Hay que hablar con ellos de la conveniencia de lavar la ropa si está sucia, sudada, o si huele mal, aunque sean sus prendas favoritas, porque socialmente el aspecto y la higiene dice mucho de ellos.

Muchas veces son difíciles de convencer en este sentido, pero si aprenden con cariño que la ropa limpia y cuidada es más importante que la ropa a la última moda, a la hora de dar una determinada imagen a los demás, tendremos mucho ganando.

Sexualidad y pudor

Son los conceptos más difíciles de explicar, pero se consigue desde la primera infancia. Mediante el clima y la higiene podes inculcarles poco a poco costumbres para preservar su intimidad y un sano concepto del pudor. También evitamos aptitudes de sexualidad demasiado expuesta, cuando comienzan a vestirse para gustar al sexo contrario, en los primeros años de la pubertad.

Tanto en los niños, pero sobre todo en las niñas, hay que dejarles claro con una charla en casa, aprovechando algo que se ve en la tele o las extravagancias de sus artistas favoritos, que lo que se oculta de nuestro cuerpo se le da más valor que si se muestra. Hay que explicarles que ese valor otorga dignidad y que ese concepto debe estar separado de las modas y los estilos. Ser su ejemplo como padres y predicar con nuestra vestimenta es una excelente manera de educarles. Un jean con rotos o una camiseta ajustada, sí, ¿por qué no?, pero el escote medio o audaz, mejor a partir de los 18 años.

Elegancia y ofensa

La elegancia no se compra con dinero, y aunque se nace con cierto sentido estético o sin él, sí se pueden enseñar a lo largo de la infancia los conceptos básicos de lo que es aceptado socialmente como elegante o no. De igual manera, se puede orientar sobre lo que está de moda y lo que resulta desfasado.

Debemos enseñarles a combinar su ropa, a sacarle partido, a mezclar colores, a destacar sus puntos fuertes: la altura, el color de los ojos, etc y a disimular sus defectos. Es un trabajo continuado, gratificante y divertido. Aprovecha un día de compras para explicarles todos los conceptos expuestos, o su primera salida con amigos, o esos momentos de intimidad en el baño.

También hay que hablarles del respeto. De que su desnudez, su exposición sexuada, las leyendas en sus camisetas, pueden ofender a los demás y provocar opiniones negativas sobre ellos. Usa el afecto, la complicidad y la negociación constante desde pequeños.

Espero que te haya gustado este artículo, quizás no viene mal recordar algunos conceptos que muchas madres han olvidado inculcarle a sus hijos.