Ser firmes con nuestros hijos, no aceptes el berrinche o los malos modos

A veces los chicos y adolescentes tienen esos berrinches o modos pocos ortodoxos, que hasta que no consiguen las cosas a su modo, no están tranquilos. ¿Quién tiene la culpa de que se comporten así? los mismos padres. Así es, son los padres. Acostumbrados a tener todo lo que desean, no ponen límites.

Los padres deben ser firmes

Al niño o joven se le debe enseñar de pequeños a que no todo se debe aceptar o complacer ante un capricho que se tenga. Si ellos quieren por ejemplo, comprarse un reloj de determinada marca, le contestamos que no y siguen insistiendo, debemos ser firmes en decir no, pero no que digas no y luego aflojas. Lo mismo que un niño que comienza a llorar porque no le compraste un chocolate, se le explica que este no es el momento, si no le entiende, deja que llore, patalee o grite. Otra, si no obedecen a un mandato como por ejemplo: recoge la mesa, se le debe disciplinar. Jamás digas: ¿me podrías recoger la mesa? el joven o niño deben aprender que las ordenes son para cumplirlas y cuando se le dice no ante algo que de momento no podemos satisfacer, se debe decir firmemente.

Las consecuencias del no, del grito, berrinche, mala contestación, tiene un castigo por así decirlo. Se le dice en tono firme: no podrás salir, no podrás mirar TV, no tendrás torta de cumpleaños, no saldrás con tus amigos, etc.

Los padres deben marcar los límites y no aflojar

Si cumple con la orden o acepta el límite, entonces no solo le felicitarás sino que le dirás que todo en la vida hay ordenes a cumplir y límites.

Una cosa a aclarar, siempre uno de los dos en la pareja afloja y no debe ser así, ambos deben apoyar uno al otro. A no aflojar.


Tendencia otoño-invierno: Como combinar vuestra ropa

Combinar nuestro calzado y otros complementos con el resto de la ropa no siempre resulta una tarea fácil, ya que facilita la pregunta del ¿qué me pongo?.

La moda, los colores y los estilos siempre cambian pero se puede combinar de diferentes formas y estilo, pero hay unas normas básicas que debemos tener en cuenta a la hora de combinar nuestra ropa con los zapatos

Recuerda que puedes crear la imagen que desees, siempre teniendo en cuenta que con ésta expreses tu esencia interior y sea acorde con tu estilismo.

Queremos facilitarte algunos consejos para combinar la ropa con tus zapatos

 

  1. Combina tus complementos de manera equilibrada

 

Desde siempre nos han enseñado que podemos combinar el bolso con el cinturón y los zapatos. Desde nuestro punto de vista, y como en todos los ámbitos de la vida, es importante encontrar un punto de equilibrio.

Si nos guiamos únicamente por esta premisa nunca conseguiremos un estilo atrevido y variado sino que luciremos un look más bien aburrido.  Sin embargo, tampoco podemos optar por el extremo contrario, es decir, combinar sin más todos los complementos que tengan distinto color, textura y estilo.

 

  1. Adecúa tus zapatos al estilo que deseas 

 

Lo primero que debemos tener en mente cuando vayamos a combinar nuestros zapatos, es saber qué estilo vamos a llevar a la calle. Por ejemplo, nunca nos pondremos unas zapatillas de deporte con un traje de chaqueta. Intentaremos escoger todos los accesorios según las características de la ocasión y de la ropa que vayamos a llevar puesta.

 

  1. Combina bien los colores

 

Elige el color de los zapatos que combine con el de tu ropa, en lugar de el color que compite con ella.

Como ejemplo,cuando uses un vestido con un diseño colorido y vistoso, usa con él unas simples zapatillas de tacón, negras y sin adornos

Si tienes una noche muy activa por venir, considera unas zapatillas, con o sin tacón, que puedas usar con todo.color

Te invito a tener en cuenta las reglas de combinación de colores según el Círculo de Color de Itten.

 

 

 

  1. Evita los looks monocolor

 

No uses un sólo color de pies a cabeza. Si traes puesta una blusa azul y una falda azul, evita usar zapatos azules

En cambio es recomendable considerar matices diferentes. Si traes puesta una blusa de color rosa claro, intenta usar unos zapatos de piso o zapatillas de tacón en un tono de rosa diferente, en lugar de unos zapatos en el mismo tono de rosa.

 

  1. Elige colores más tradicionales para las reuniones de trabajo

 

Usa zapatos de piel en color café o negro si tu trabajo es conservador. Es preferible incorporar color sólo si se tiene un trabajo menos estricto con un código de vestimenta casual.

 

  1. Escoge los zapatos correctos para la temporada

 

Cada estación requiere un tipo de calzado:  sé flexible en primavera, eligiendo tanto zapatos de invierno como de verano según tu guardarropa vaya evolucionando. Aligérate en verano, disfrutando de tus sandalias y alpargatas. Da marcha atrás en el otoño, con cierta flexibilidad como ocurre en primavera. Elige zapatos prácticos para el invierno, asegurándote de que el tacón de tus zapatillas sea ancho para evitar resbalones

  1. Juega con los tacones para favorecer tu silueta

Combina los tacones de aguja con ropa que te ayude a hacer ver más largas tus piernas, tal como faldas y pantalones entallados.

Si tienes las piernas cortas, evita las zapatillas de tacón con correas en los tobillos ya que éstas tienden a acortar la pierna.1382252_545080768911931_56919889_n

Puedes usar zapatos de tacón con ropa casual para añadir un toque de estilo a tu ropa de uso diario.

 

  1. La moda es importante, pero lo es más cuidar tus pies

 

Tanto los zapatos con tacones extremadamente altos como las chanclas son conocidas por causar problemas en los pies cuando son usados de manera excesiva. Limita este tipo de calzado para las ocasiones que lo precisan (formal y de la noche para los tacones altos, casual y de corta duración para las chanclas) y así evitar causar un daño permanente a tus pies.

 


Nuestras propias realidades

¿Cuántas veces no queremos ver realidades porque no somos capaces de asumir lo que tenemos que hacer o decir?

Enfrentar una realidad, cuesta mucho para aquellas personas que prefieren obviar un tema. Mabel es una chica muy dulce, de apariencia frágil, pero tenía un problema de no saber relacionarse con los demás. Creía que no es como otras personas que tienen una posición económica holgada, que al ser de clase media baja, ella no podría conversar con ellas, por no estar a la altura de ellas, por ejemplo. También ella viste sencilla y no a la moda como otras, que si pueden ir a la moda. Ella fue estudiante, sobresaliente por cierto. Solo se juntaba con jóvenes que estudiaban, pero no la invitaban jamás a una fiesta o salir a tomar algo como otros jóvenes. Sin embargo tiene tantas cualidades bellísimas que no ve más allá de sus narices. Lloraba desconsoladamente porque no era capaz de poder relacionarse, tenía miedo al rechazo constante.

Mabel comenzó a hacer terapia gracias a una vecina que siempre le ha escuchado. Hoy Mabel salió de esos miedos que le apabullaban, hoy puede relacionarse con facilidad, ya no siente ese peso que sentía antes. Hoy Mabel es una universitaria que se recibió con notas altas, es el orgullo de sus padres y hermanos. Ha conseguido tener amigos y amigas que la valoran como es ella. En este momento trabaja en un estudio de arquitectura hace unos dos años y ha conocido a alguien especial en su vida: su novio Carlos.

Aprendamos siempre a enfrentarnos a nuestras propias realidades, no nos conformemos con echarnos a un lado. Somos personas que necesitamos seguir nuestros sueños, nuestros proyectos, pero sobretodo relacionarnos siempre y no caer en un depresión injustificada porque de todo se puede salir.