Los típicos egoísmos de los hombres casados y mujeres casadas

¿Por qué hay parejas que no se quieren divorciar? ¿Es por dinero? por los hijos? ¿Por comodidad? ¿Por apariencias? A veces estas preguntas tienen miles de respuestas.

Las razones son muchas por las que un hombre o mujer no desean divorciarse y llevar una vida paralela. Lo cual da pena. Si no se quiere al otro, es preferible dejarlo libre y que cada cual haga su vida, aunque se deba empezar de cero. Claro que la comodidad juega un papel preponderante.

He visto hombres y mujeres de más de 50 años que dicen: “no, no voy a dejar a mi esposa o esposo a esta altura de mi vida teniendo casa, coche, propiedades, etc y tener que dividir el patrimonio en mitades iguales, aunque no nos aguantemos ni nos soportemos”.

Otros dicen: ¿divorciarme? si puedo tener a mi amante y a la ama de casa que me lava, cocina y plancha y yo hago el sacrificio de cumplir como esposo (el típico machista y egoísta) en el caso de la mujer dice: ¿divorciarme? noooooooo, tengo a mi amante que me hace vibrar mientras que tengo al banco de España en casa, y aunque no lo soporte, pues finjo. ¡¡Vaya tela de egoísmos tanto algunas mujeres como hombres!!Couple Playing Around

La comodidad y la apariencia ante todo, dirán algunos. Pero son tan egoístas e inseguros, que no son capaces de terminar una relación cuando la pareja no funciona.

También están aquellas personas que permanecen por los hijos, que en realidad, no es por los hijos, sino para no quedar en la calle y sin nada en el caso de la mujer, y en el caso del hombre, piensan que muchas veces, tener que pasar una mensualidad es engorroso.

Hay miles de casos, en que ambas partes usan a los hijos, lo cual no es correcto. Los niños o jóvenes no son ni deben ser rehenes de nadie ni ser la excusa perfecta para manipular una situación. Los niños o jóvenes deben elegir libremente con quien quieren compartir sus vidas, si con uno de los dos o con ambos padres en tiempos repartidos, sin poner ni días ni horarios. Los niños o jóvenes, tienen derecho a estar con ambos padres por igual en caso de divorcio, sin sembrar maldad en el corazón de estos o hablar mal de cada componente, pues los hijos aman a sus padres por igual y ponerlos entremedio para que elijan, no es correcto.

Se entiende, que hay miles de situaciones y cada situación familiar y de pareja son diferentes. Pero, se trata de no ser egoístas en una pareja, que si no se quiere, se dejen amistosamente, que si no hay esa chispa de admiración entre ambos, es mejor aparcarlo y que cada uno siga su camino. Pero jamás, se queden por comodidad, por dinero, por hijos o por apariencia, pues a la larga llegan los reproches, los gritos, los malos entendidos, las depresiones internas y la lista sigue. Seamos conscientes, que lo mejor es ser sano mentalmente, que si debes empezar de cero, hazlo. No será ni la primera ni la última vez que debas levantarte, como dice el refrán: “un tropezón en la vida, no es caída”

Follow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


1 + = siete