Las peleas de una herencia

Pensar que vuestros padres, trabajaron toda la vida, para que el día de hoy o mañana tengan un respaldo que puede ser una casa o varias casas, autos o varios autos, empresas, etc. Y ahí viene las grandes discordias, o sea, las peleas de y por una herencia.

Hay diferentes casos, no todos son iguales. Hay descendientes, que no hacen tantos problemas por una herencia, lo que les toca en proporción está correcto o no desean discutir las voluntades de los difuntos, pero esos son los menos.

Vayamos también a esos hijos que desean arreglar “todo” antes que los padres pasen del otro lado del velo y lo dejen bien estipulado en el testamento. Pero claro, las proporciones deben ser igualitas en sentido monetario, no hablemos de valores morales, porque está fuera de contexto.

También están esos hijos que después de fallecidos los padres, no solo entre hermanos discuten por la herencia sino que hasta dejan intervenir a sus cónyuges como si también estuvieran incluidos en la herencia. Aunque en realidad, son de palo, pero estos cónyuges, son de esos que dicen: “no ves, que eres el mismo tonto/a, a ti te conforman con poco, hazme el favor de pelear por lo tuyo”, en realidad, el cónyuge lo que está diciendo es: ” hazme el favor de pelear por lo tuyo, porque lo tuyo es mio y lo mio es mio”.

herencias1

Herencia entre hermanos

Ojo, aquellos hijos que son dominantes que dicen: “esta porción es mía, o sea, la casa de nuestros padres, el coche y tu confórmate con llevarte toda clase de vajillas y vasos”. Hay otros en cambio, que no ceden un paso, que estos hijos son los que lo arreglan todo en los tribunales, porque no están conformes con el testamento de los padres y lo quiere impugnar o pasar como si no hubieran estado en sus cabales.

Hay más casos de historias que contar, pero vayamos por partes:

1. Vuestros padres trabajaron de sol a sol para llegar a tener un día una casa, un coche, quizás una empresa, para que el día de hoy o mañana no estuvieran desamparados monetariamente y materialmente. Que es lo más lógico que piensen así los padres.

2. Vuestros padres o abuelos que hicieron de todo, con un gran esfuerzo para que esos hijos y nietos disfruten sin tener que pasar dificultades todo lo que ellos dejaron, para que no pasen las miserias y hasta humillaciones por las que pasaron ellos.

3. Es verdad, que tenemos un derecho de herencia cada hijo de lo que sus padres dejan después de fallecidos. Pero aquellos valores morales que te enseñaron, ni los recuerdas, cuando de dinero y material hay de por medio.

4. Que importa pelear entre hermanos, porque lo que le interesa al ser humano, no son los valores morales, sino que lo que prevalece siempre es lo monetario y seguirá siendo así, mientras la mente del ser humano, no cambie.

5. No solo tenemos el derecho de disfrutar de una herencia monetaria y lo materialmente hablando, sino de agradecer aquello que se nos ha añadido por todo ese gran esfuerzo para que no nos faltase nada. Pero los difuntos, lo que deseaban en su corazón, es que cultiven la herencia de los valores morales, porque del otro lado del velo, no se lo podrán llevar, porque nada les pertenece.

herencias2

Herencia entre hermanos

Los hijos han venido al mundo desnudos, no tenían valijas de ropa, ni dinero, ni nada, solo les esperaban personas que les iban a enseñar en su camino por la vida, lo que iban a aprender: pues verían cosas buenas, malas, cosas sabias, a asumir responsabilidades y tener obligaciones y todo lo que sería bueno para el aprendizaje.

Esos padres que les esperaron durante nueve meses, con ansias, con temores, pero con alegrías, les iba a costar toda una vida, antes de pasar al otro lado del velo, el enseñarles lo que ellos habían aprendido hasta el momento.

Pero no les iban a enseñar nunca, jamás a que peleen entre los propios hermanos por cosas materiales, por dinero, por linajes, por títulos nobiliarios. La misión de los padres es enseñarles los valores morales para aprender a defenderse en la vida. Lo material, lo monetario va y viene y eso es un disfrutar momentáneo, cuando en realidad deben aprender mucho más que tener tanto material y monetario, aunque no decimos que está mal, sino, que aprendan a valorar  las cosas que realmente son importantes, esto es: valores, tener un trabajo digno, llevar vuestro apellido en alto, aún siendo humildes.

Pero los seres humanos, no somos agradecidos, no somos humildes, no queremos aprender, porque todo lo malo es bueno y lo bueno pasa a ser malo. Entonces, aprendamos a agradecer lo que nos dejan nuestros padres, pero no vale la pena pelear por una casa, por un coche, por un anillo o por títulos. Si pelean, que sea por una vida digna, que puedas llevar una cabeza erguida y agradecer lo mucho o poco que tengas en esta vida.

Follow

2 pensamientos en “Las peleas de una herencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ 5 = doce