Cuando un sanitario da un mal diagnostico y lucra con la vida

¿Qué sucede cuando un sanitario da un mal diagnostico y lucra con la vida de las personas o mascotas, mal llamado mascota porque son ángeles que vienen a integrarse en nuestra familia?

Siempre digo que los sanitarios son asesinos con patente, porque siempre tienen un as en la mano con qué escudarse en caso que le quieras hacer un juicio y así salvar su pellejo de cualquier acusación.

lilita

Lili, mi hija perruna

En este caso, hablaré de mi perrita Lili, quien fue mal diagnosticada con una gastroenteritis por una piométra. Mi hija perruna comenzó con diarreas, fuimos al veterinario y cuando le revisó, nos dijo que era una gastroenteritis, nos recetó omaprazol u spamocyl. Como continuaba con diarreas pero esta vez con sangre, dijo el veterinario que podía ser hemorroides o quizás algo que se comió y habría que sacar análisis, radiografía y quizás hasta abrirla. Le dio un anti diarreico.

Pasaron los días y mi perrita continuaba mal, de pronto estaba toda ensangrentada, rápidamente la bañamos para sacar toda esa sangre y consultamos con otra veterinaria que nos dijo que era una piométra, el útero de la perra estaba totalmente afuera, que debíamos operarla ya.

Cuando la veterinaria llama a una clínica muy conocida, le pasa una tarifa de 500 euros por intervenirla. Cuando le dijimos que no teníamos esa cantidad en ese momento. La veterinaria dijo darle unos antibióticos para sacar la pus que tenía en el útero de mi perrita.

Ese día buscamos personas amigas hasta que dimos con alguien que nos presta una parte del dinero, la otra parte, la podíamos poner nosotros. Al otro día a primera hora, nos vamos a la veterinaria para comentarle que teníamos el dinero. Esta llama a la clínica y nos fuimos de inmediato para allí.

Apenas llegamos, Lili, mi hija perruna, iba como entregada, ya sin fuerzas, débil. Sus análisis detectaron anemia, urea y glucosa debido a la infección. La operan, dijeron que había salido bien y nosotros contentos.

lili1

Lili, mi hija perruna fue mal diagnosticada

Cuando fuimos a buscarla en horas de la tarde, un veterinario nos comenta que detectaron un poro de peritonitis, que con antibióticos sanaría. Yo me preguntaba si tenía un punto de peritonitis porque no seguiste operándola para sacar toda bacteria que tuviera. Pero claro, no había dinero más para sacarle a ese cliente o sea nosotros.

Cuando llegamos a casa, se había desinfectado todo para recibirla con camita nueva incluída. Estaba muy dolorida. Se duerme y cuando despierta, se fue a su lugar de siempre puesto que yo la había puesto al lado de mi cama para observarla en todo momento.

Cuando tocó el turno de colocarle un antibiótico, me extrañó al levantar la cama que había sangre, limpio, y pensé que era la mariposa que aun tenía en su patita. Se queda en el baño, mientras yo limpiaba y mi hija menor, comenzó a limpiar con alcohol su patita con sangre. Se quedó allí.

A la mañana siguiente, que debíamos ir a nuestra veterinaria de cabecera, mi esposo le llama y no se movía, estaba debajo de nuestra cama. Muevo mi cama para ayudarla a levantarse y mi esposo me dice: ha fallecido.

No podía creerlo, desesperada. Toda la familia mal, mi hija y yo llorando y mi esposo haciendo tripa corazón. Como era sábado el ayuntamiento estaba cerrado, llamamos a amigos y no sabían donde se enterraban a un animalito. Llamó a la clinica y la recepcionista le dijo: para enterrarla 150 euros y para cremarla 170 euros. Seguían lucrando. Mi esposo le dijo no tener más dinero del que habíamos conseguido, ¿qué hacíamos? ¿la tiras por el balcón como a una cosa?

Como al rato, la recepcionista nos llama para decirle a mi esposo que ellos se harían cargo de cremar sin cargo a mi hija perruna. De inmediato, la llevamos cubierta con su manta, mientras yo iba detrás con ella en el auto, no cesaba de llorar y acariciar su cuerpo ya muerto.

lili

                     Lili cuando era bebé

La recepcionista sacó la camilla, mi esposo coloca a Lili y yo ayudo a la recepcionista a llevarla para adentro. Firmamos un papel para la cremación sin cargo y nos dio el pésame. Nos fuimos con mucha amargura de allí.

Si observas en el relato, todo lo que ha pasado. Han hecho un mal diagnostico desde un principio, sabían que moriría mi hija perruna, pero ellos quisieron sacar provecho porque sabes que por tus mascotas, de las que son “tus hijos” harás cualquier cosa para salvarle la vida. Obviamente que aceptaron la cremación gratuita, sabía que si le hacía un juicio, al cremarla, no tienes prueba, por lo tanto no hay delito. ¿Es justo lo que hacen las veterinarias? ¿jugar con la vida de “tus hijos”? No hay derecho.

Lo mismo pasa con las personas, con tal de sacar dinero, aunque debas vender tu casa para salvarle la vida a una persona, no les interesa, solo es cobrar, obtener dinero como sea. Y la persona a quien tu amas, fallece.

Por eso siempre digo que los sanitarios son asesinos con patente, aunque eso no quiere decir que todos sean iguales, habrá excepciones. El sabor amargo, la rabia, bronca que te queda ante la impotencia, es imposible describirla.

Pero te pido a ti, si a ti, si tienes un familiar o mascota, mal llamado porque son ángeles que vienen a enseñarnos, haz dos o tres consultas sobre el diagnóstico que pueda darte un sanitario, no dejes nada al azar o darlo por sentado. El sanitario debe dar un diagnóstico exacto, no debe jugar ni  lucrar con la vida de nadie. El que solo tenga una profesión como esta, lo que debe prevalecer es la vida, pues se hace un juramento. Pero si no lo cumplen, tarde o temprano, todo se paga en esta vida. No te vas de aquí al otro lado del velo, sin haber pagado el daño que puedas haber hecho a personas o mascotas.

Follow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


nueve − = 5