Tu valor profesional crece pero, ¿tu vestimenta, comunica que has evolucionado y actualizado?

¿Vale más tu valor profesional que como te vistas?

Quizás hayas pensado que el valor profesional de cada persona, depende de cuánto conocimiento académico y práctico tenga, sobre el área de especialidad. Pero, lo malo es que resulta cuando su imagen no lo refleja.

Mi consejo es: que debes capacitarte, desarrollar más tus propia habilidades y después reflejarlas con tu imagen. Porque ese es el mensaje que quiero darte

Tú y nada más que tú, eres el mensaje. Debes aprender a diferenciar tu talento, tus dones, para desarrollarlos, entonces, te digo: anímate.

Lejos de la vanidad diaria con la que convivimos habitualmente, ocúpate de tu imagen.

Mujeres maduras con estilo

Eres el ser responsable del mensaje que comunicas a los demás.

Todos al ver tu imagen, el estar con la vestimenta adecuada, con pose segura y el hablar seguro, haciendo ver que tienes una personalidad definida, debes preguntarte a ti misma/o: Cuánto se puede esperar de ti profesionalmente?

Cambiar de look se puede consiguir fácilmente, pero para que en verdad exista un retorno de tu inversión en tiempo y dinero, debes aprender a ser constante y disciplinada/o en el cuidado sobre la manera en que decides a diario presentarte ante los demás. Eso es muy importante.

A veces la gente logra verse bien un día porque tiene una prenda que le favorece, ya sea por el color, el corte o la combinación que hizo; sin embargo, al día siguiente se acaba la magia cuando se pone ropa que no la hace lucir tan bien como el día anterior. Solo fue un destello y la notoriedad se pierde porque termina por verse igual como todos los días, el conocido efecto “retrato” o sea, los mismos colores, la misma combinación, los mismos accesorios, etc., ¿me entendes? Trata de saber combinar, trata de estar en armonía, que los colores, diseño, accesorios, maquillaje, peinados tengan ese efecto de lucir como una lady, pero a la vez, como una profesional.

Mujer sencilla y elegante a la vez

Una imagen que habla de tí

Si aprendes a identificar la ropa y los colores que mejor te van, más allá del negro, sin duda el color que más abunda en el guardarropa de las personas y el más usado durante la semana, podrás comunicar vanguardia y un alto valor profesional. Usando colores neutros o bien pasteles en combinación con blancos por ejemplo.

Si luces igual a todos, ¿por qué hemos de pensar que ofreces algo diferente y de mayor valor profesional que los demás?

Tu valor profesional sin duda crece año tras año. Entonces, ¿por qué tu vestimenta comunica que no has evolucionado, que no te has actualizado?

Asesórate, toma varios cursos al año, entre ellos uno de imagen, claro. Lee más libros, alimenta tu cerebro con conocimiento, hazte más valiosa/o y hazte responsable de que tu profesión debes comunicarlo a través de tu imagen. Tu vales mucho!! demuéstralo!!


Mitos y verdades sobre el mundo de la imagen

Los mitos y verdades sobre el mundo de la imagen, siempre han dado quebraderos de cabeza. Siempre se habla sobre el buen vestir, importancia, inclusive el protocolo a seguir y hasta la superficialidad o la delgada línea del buen gusto.

Pero analicemos lo siguiente:

¿Verdaderamente es importante la primera impresión que damos a los demás?

Es verdadero.  Cuando se conoce por primera vez a alguien, solo se tarda entre 7 y 30 segundos para formarnos una opinión acerca de la persona que tenemos delante de nosotros. Se percibe si es confiable o no. Según el refrán que dice que: “es más rápido la vista que el oído”, por lo que sugerimos que no subestimemos el poder de esa primera impresión que cuida su apariencia, vestimenta, comportamiento y aunque se puedan abrir las puertas, es importante que la primera impresión, sea parte de ese complejo mundo de la comunicación no verbal..

¿Es verdad, que tener una impecable imagen, es sólo cuestión de saber de moda y estilo?

No es verdad. La imagen implica mucho más que sólo saber vestir bien. Se requiere de un autoconocimiento a base de la autenticidad y de la congruencia del SER-HACER-DECIR, en conjunto a una buena expresión oral, escrita, conocimiento de reglas de cortesía y protocolo en los negocios, el lenguaje corporal, la practica de la prudencia, la buena actitud, ejercer un liderazgo persuasivo y no autoritario, vestir con elegancia y estilo. Todo esto quiere decir, que no podemos ser un(a) fashion adict, sino reconocer que si te vistes bien unido a lo expresado más arriba, dará que tu imagen se vea bien pero siempre siendo personal y en lo posible, clásico.

imagen personal1

                                                      La imagen Personal

¿Puede tener un cambio de imagen una persona o empresa?

Claro que si.  Toda persona o empresa puede cambiar la imagen, debemos proyectar y en consecuencia mejorar esos aspectos que no nos hacia lucir. Solo hay que tener en cuenta que la comunicación de la nueva imagen requerirá de una disciplina y estrategia comunicativa hacia los demás.

¿Se cree que la imagen influye en la conducta de los demás hacia uno(a)?

Si, por supuesto. La imagen lo que hace es que todo el tiempo dice quién eres, a qué te dedicas, la edad que tienes, tu nivel educativo, el puesto que ocupas en la empresa, la confianza que transmites proyectando tu personalidad, el carisma y el liderazgo. Lo mismo, la imagen de una empresa, al darle una nueva imagen, se proyecta un giro en sus productos o servicios, cambia su personalidad, las ventajas son más competitiva,  el liderazgo se vé con más fuerza, la calidad del servicio y atención es mejorada; también implica la imagen de las instalaciones si le damos un cambio de cara, inclusive, los empleados se sentirán mejor, entre otras cosas

¿Capacitarse en cuestiones de imagen es un gasto y sólo para aquellos preocupados por la vanidad?

No es verdad. Capacitarte en imagen es una de las mejores inversiones de tu vida, pues ofrece beneficios y resultados a largo plazo. Más mejora las habilidades de comunicación, desarrolla la autoconfianza, la seguridad, el liderazgo, se puede proyectar una imagen a la altura de las metas de cada uno, ayuda a impulsar las relaciones personales y laborales, hasta se puede provocar oportunidades de éxito y desarrollo. .


¿Es un placer o es una tortura trabajar contigo?

Analizando si tu propia actitud influye de alguna manera en tu desempeño e imagen en la oficina

Recordemos, que la buena convivencia entre tus compañeros de trabajo, es un requisito indispensable, para la productividad en cualquier espacio profesional en que te desempeñes. La relación con nuestros compañeros de trabajo,  nuestros jefes de oficina o negocio o clientes, dependerá mucho de la forma y colaboración en que se les trata a estos.

Supongamos que constantemente tienes altercados de convivencia en la oficina o negocio, ¿no crees que quizás o tal vez tú podrías ser el problema?  Veamos las actitudes que desarrollamos mientras trabajamos.

vestir con clase2

¿Es un placer o no trabajar contigo?

Haz una reflexión sobre los puntos que más te favorecen y sean más positivos de tu personalidad. Ser amables es primordial en el área de trabajo, pero ojo, no lo es todo. Deberías hacer un listado de las acciones y comportamientos, que hacen que la gente se pueda sentir cómoda junto a ti en la oficina o negocio. Tus cualidades deben estar combinadas con tus habilidades profesionales, para forjar mejor tu imagen.

Haz una mirada interior de tus defectos y cómo crees que afectan tu desempeño y hacia de los demás. Debes mirar, analizar y reflexionar sobre las acciones que llevas en tu espacio de trabajo y cómo pueden afectar a la convivencia con los demás. Por ejemplo: no tener tacto al hablar cuando emites una opinión, quejarte asiduamente de la empresa para la cual trabajas, descuidar el arreglo personal es una falta gravísima, hablar con groserías o no tener buenos modales son cosas que van mermando en la gente que te rodea. A veces, nosotras creemos que nuestros propios defectos, no obstaculizan el trabajo en la oficina o negocio, pero debemos mejorar en aquellos puntos que dañan la imagen y afectan la armonía y hasta productividad de la empresa. Y esto, es una gran verdad, si no te lo has pensado seriamente. Las mujeres sobretodo, solemos ser impulsivas, aunque no todas y los hombres a veces se miden, pero otras no.

Comunica tus propias cualidades. Ya sabes que dentro del recinto en que trabajas, debes tener una actitud positiva, en la que no sólo ayude a llegar al éxito de tu equipo de trabajo, sino también que hable de ti. El ser entusiasta, tener esa actitud positiva, establecer metas y cumplirlas amén de mantener una comunicación respetuosa, diplomática y ética con tus compañeros de trabajo, ayudará obviamente a mejorar el trato contigo y de paso te va a posicionar, como un elemento valioso dentro de la empresa en el cual trabajes.

hombre4

Siempre saluda al entrar y salir a un lado

Determinar acciones para corregir tus propios defectos.  Coge un lápiz o bolígrafo y papel y comienza a analizar sobre cómo te llevas con cada persona con la que trabajas, analizando comentarios, comportamientos y circunstancias que puedan perjudicar tu trato con cada uno de tus compañeros o jefes. Recuerda siempre saludar al entrar o salir, evita hablar mal de tus compañeros o jefes y trata de no hacer chistes o bromas pesadas que te harán ver como un(a) no profesionional respetuoso(a). Si sólo reflexionas y no mejoras con las acciones visibles de tu personalidad, no te sirve de nada el esfuerzo.

Debes tener siempre en mente, que de la manera en que te perciban los demás, determinará tu éxito de que sea agradable trabajar contigo o no.

Jamás olvides: que no hay forma de saber, con quién vayas de trabajar en el futuro, así que tu eficiencia en la convivencia para con los demás, deberá estar a la par con tu imagen profesional. Siempre cuida el trato hacia los demás y estarás cuidando el futuro de tu éxito y de tu propia reputación.